Skip to main content

Full text of "Vida del Capitan Jeneral de Chile Don Bernardo o'higgins: Brigadier de la ..."

See other formats


Google 



This is a digital copy of a book that was prcscrvod for gcncrations on library shclvcs bcforc it was carcfully scannod by Google as parí of a projcct 

to make the world's books discoverablc onlinc. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 

to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 

are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other maiginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journcy from the 

publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with libraries to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prcvcnt abuse by commercial parties, including placing lechnical restrictions on automated querying. 
We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfivm automated querying Do nol send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a laige amount of text is helpful, picase contact us. We encouragc the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attributionTht GoogXt "watermark" you see on each file is essential for informingpcoplcabout this projcct and hclping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remove it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are lesponsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can'l offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
anywhere in the world. Copyright infringement liabili^ can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organizc the world's information and to make it univcrsally accessible and uscful. Google Book Search hclps rcadcrs 
discover the world's books while hclping authors and publishers rcach ncw audicnccs. You can search through the full icxi of this book on the web 

at |http: //books. google .com/l 



Google 



Acerca de este libro 

Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías de una biblioteca, hasta que Google ha decidido 

cscancarlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo. 

Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan expirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un libro sea de 

dominio público significa que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el período legal de estos derechos ya ha expirado. Es 

posible que una misma obra sea de dominio público en unos países y, sin embaigo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestras 

puertas hacia el pasado, suponen un patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir. 

Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los márgenes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo como 

tesümonio del laigo viaje que el libro ha recorrido desde el editor hasta la biblioteca y, finalmente, hasta usted. 

Normas de uso 

Google se enorgullece de poder colaborar con distintas bibliotecas para digitalizar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesibles 
a todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de un 
trabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso por parte de terceros 
con fines comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas. 
Asimismo, le pedimos que: 

+ Haga un uso exclusivamente no comercial de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulares: 
como tal, le pedimos que utilice estos archivos con fines personales, y no comerciales. 

+ No envíe solicitudes automatizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a 
cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres u otros campos para los que resulte útil disfrutar 
de acceso a una gran cantidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio público con estos 
propósitos y seguro que podremos ayudarle. 

+ Conserve la atribución La filigrana de Google que verá en todos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto 
y ayudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de libros de Google. Por favor, no la elimine. 

+ Manténgase siempre dentro de la legalidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de 
que todo lo que hace es legal. No dé por sentado que, por el hecho de que una obra se considere de dominio público para los usuarios de 
los Estados Unidos, lo será también para los usuarios de otros países. La l^islación sobre derechos de autor varía de un país a otro, y no 
podemos facilitar información sobre si está permitido un uso específico de algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en 
nuestro programa significa que se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabilidad ante la infracción de los derechos de 
autor puede ser muy grave. 

Acerca de la Búsqueda de libros de Google 



El objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa de 
Búsqueda de libros de Google ayuda a los lectores a descubrir los libros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores y editores a llegar a nuevas 
audiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este libro en la web, en la página |http : / /books . google . com| 



■ 




i 



s 



/ 



I .' ' 



■, / 



. '(■ 



stlf ■ 




OH IGGINS 



1 



•í 






■ • •• • 

• • • • 

• •• • • • . • 



• * 



•V 



• • • • • •• 

/ • • • • • 



.•• •• • 

• I % 



suentro; 
i la bra' 
iños du 
iin test 
militare 
jur de I 
ie San 
Tontera 
Eapi 
lendido 
juedase 
ai pábu 
Buenos 
jue ent 
}as del I 
;1 céleb 
prácticc 
trido de 
>fioial ii 
;an lisoí 
lonor q 
D'Higgi 
;on la 
nar un 



leí med 
ntcrnas 
!onstan1 
ra que 



tenemos a 
leso, ni su 
ees de la ( 
en la nmj< 

El cor 
hombre dt 
litares, pe 
deslucida 
retrato dt 
virrei; i ea 
los años, c 
n los soldt 
tera rayal 

¿Como 
del amor < 
por los su; 
les del fut 
juicio, aqi 
fué, empeí 
da al a&os 
ti'as mont 

Fruto ú 
Bernardo 
sus altos li 
el acaso o 
negado. 

Vivia ei 
dres, don 
decia desi 



,] enera 
asumii 
o por 
collari 
licutei 



Mié 
de aqi 
se bor 
erédit( 
a la m 
quÍQO 
to de f 
dan te 
(1783; 
en 17. 
provin 
entone 
do reii 

Ign( 
de quii 
brada 
pi talar 
sieni pl- 
acase 
icncia. 
ILie ap 



ir su afaniat 
nces la Sa 
lando el nii 
eve años, p 
¡rú, donde 1 



LSta la muc 
troa del col 
5 de San P( 
srial, i en e 
rsaban solo 
alta alcurr 
ivo don Be 
lustro a un 
igular, debí 
a cuando a.» 
tratura de 1 
arques de T 
e de su coi 
riente, casa 
uél. Lisonj 
lo camaradi 
lilca, que ai 
juo condiac 
mbraba firc 
3pomuceno: 



Cuando el 



)e los tres 
ro que co 
sión de K 
Itir notíci 
te ese perl 
1 Bernard 
,ncias se ] 
emparedo 
D del héi 
ta en las 
ca des mil 
ístir, sin ( 
ncia con 
íentaciont 
visto una 
ite demoi 
ella pintii 
¡anónigo. 
le Richn] 
re había s 
)ués de 6 
irébanlo í 
Et RÍ propii 
le sn madi 
e tal vez \ 
nicü séc c 
ar la curi 
en los qn( 
etitcmcnti 



impí 

rime 
;, ur 
itiga 
,tocl 
nto 
rero 
ien i 
elr 
b bie 
últi 
K>br( 
tos 

per 
n m 
ro h 
sntit 
utiv) 
jue t 
Idej 
bañ 
iboc. 
) de 
deb 

am 
don< 



mnto 
libras 

me 
i de I 

1 oido ae un caDaiiero.» rero a renglón seguiao, 
indo en esto una temprana muestra de una de 
dotes mas preclai'as i mas constantes que puso 
¡videncia durante su carrera pública, la de la 
lüjencia i la de la magnanimidad en el olvido i 
íl perdón, el ofendido don Bernardo anadia esta 
■ta de jeneroso avenimiento. «Pero si por acatar 
istro común bonor, queréis que olvidemos este 
ce, estoí pronto para daros la mano en la pri- 
ra ocasión que os vea». 

!in embargo, los judies de Londres solo se 
ataron a una reconciliación aparente, envían- 
unos pocos chelines (20 o 30 pesos) a su ca- 
leresco recomendado para que regi'esase a 
idres. 

apenas, en efecto, hubo llegado aquel a la pre- 
cia de Mr. Perkíns, que era accidentalmente el 

de la casa, cuando con semblante airado recon- 
5le éste por lo sucedido, haciéndole ver que el 
) medio para entrar en su buena gracia, era el 
sentir en encerrarse en la pensión de un ami- 
8uyo, judío como él, que dirijia una pensión 
testante, i abandonar en el acto su grato reti- 
le Richmond, en cambio de cuyos atractivos 
latuto i grosero israelita le ofrecía, por via t 



tenia á 
por mi 
me resj 
quería 
señor S 
el día, 
pasado. 
Mr. Pe 
qae no 
primer 
8eñ'>r ] 
daría p 
tiempo 
da mai 
qué vic 
manerp 
amenuí 
que u 
pues h 
hacerlo 
lo pron 
ses par 
lio absi 
siento 
ya cora 
t«ner f 
pero qi 
que le 
usted c 



iso_) par 
ise hom 
sai" bocl: 
tí se poc 

casi at 
indres c< 
n sidí? b 
scrición 
bei' sido 
! a tantf 
i es mui 
cido otr 
B Señor 
n pasad 
a vez q 
18 de un 
dre8 me 
ber acoi 
posible 

situaci 
elantar 
, las cor 
s, i toe! 
rme tan 
lyores a 
sEspero 
;ted el f 
me lo p 
irme de 



^ 



saban tan te 
ra una tieri 
joven, i cas 
vida poder 
guaje, llene 
digno de la 
ofrece a los 
pía las altu 
a Sigo er¡ 
en efecto, a 
da la Gonfoi 
vida de un 
miseria hnn 
se pueda a 
sola la idea 
me mata. 1 
en su casa u 
cho señor, e 
vios, ni he [ 
aun cuando 
lo tocante a 
seis camisas 
calzones. D 
no traje raa; 
caido lo de 
ha comprac 
que me veo 
por no tenei 
de jentes, i 



L 
TA 



AL DON RAMÓN FREIRÉ 



/ 



/ 



/ 



viendo por toda la 
ques. 

Las mujeres, en 
nización reprodncti 
órdenes jerárquicos 
las monjas i las soU 
sagrada al culto di 
Dios i la tercera 
del hombre no era 
prole no era la ma' 
habia madres i sí si 
mujer casada daba 
monio disputaba a 
sión de la infancia 
i las zambas may( 

Las monjas, a su 
tisas, eran solo coc 
bor en la ciudad. , 

Claras? ¿Qué chocolate como el de las Agustinas? 
El candido velo de la desposada del altar estaba 
convertido en la sabrosa toalla de novicia, i cuan- 
do el apetitoso guiso salía humeante por el torno 
i entraba por la otra vuelta el real i medio de su 
precio, atado a la punta del pañuelo, la madre 
portera decia santiguándose con la moneda: ala- 
bado sea Dios! i cuando el real i medio llegaba a 
la madre abadesa, esclamaba ésta: alabado tam- 
bién sea! I todavía cuando el padre capellán '" 
embolsillaba, repetía a su vez alabado i amén! 



1^ 



o de n 
iba co 
ontein 
eia en 
o i tu 
partar 
a el jii 
firgo, * 
oviem 
Sus c 
ueta. 
neo n ti 
éria q 
bultad 
aína 8< 
ales di 



1, a Qoiuecueiicía de 
coronel Mackenna i 
n Concepción. — Nie- 
apitttl.--Llegs lam- 
para obtener su me- 
muncia su pueato en 
¡enda de las doa pro- 
— GartaB amistosos 
■Curiosa nota diplo- 
«ión. — O'Higgina da 
de esta provincia.^ 
• con el delegado de 
iicióii. — La junta de 
i le agradece sus ser- 
el resultado favora- 
6n con motivo de la 
es nombrado dipula- 
incia a los Anjelee i 
is de la Laja, lo qve 
ando por una media- 
ante el año de 1811. 
O'Higgina ocupa la 
toel brigadier Rozas 
.rrera. — Tiene lugar 
iggins, — Dictadura i 
— Uozas os depuesto 
ado a Mendoza, don- 
>inión sobre Carrera. / 
is públicos i se ocupa 
■ -CaiTeía. — Deferen- 

por la marcha de la 
f íervicio en Buenos 
ion realista. — Ü'Iíig- 
tana que abandona i 



En el capítulo 
revolución chileí 
rrente que en su 
bión i se derrami 
fuentes do que b 
rrera habia levar 
nes antes mudaS; 
ríase en los pech 
patrio, ardiendo 
discordia, que al 
sus enconos de p 
tes de facciones, 
cautiverio. 

Consumada, ei 
ción del 15 de ik 
pendiente de uní 
ten que su propii 
de hecho la era ( 
prisiones a los m 
el movimiento di 
el coronel Macke 
don Francisco R; 
del apellido de. B 
esta última famil 
ración para depo 
burlado su confia 



para emprender au man 
BOB do la cordillera llar 
reteniendo su empleo c 
fió la vanguardia, i a 
centro, compuesta de 1< 
te Conde), i 8 (cománt 
dron de granaderos (( 
piezas de artillería (co: 
neral en jefe se hizo ca 
ballería que cerraba la 
No es de este lugar 
portentosa arrebatandc 
hechos. Correspóndenc 
del centro emprendió i 
el 21 de enero de 1817 
doce días; que el 28 de 
valle do loa Manantiale 
que se desprenden de 
oriente; que el 4 do fel 
tres dias después estab 
do, acampada en terri 
cienda denominada Se 
había ocurrido en aque 
maravillosa novedad ) 
admirables fueron tod 
precedieron! Solo uno 
jcfo de vanguardia por 
res había desabrido un 
O'Híggins, de suyo inc 



^ 



Tan pronto como el ení 
cióa en el bajo, i aunque su 
el doble del de O'Higgine, \ 
los tres mejores batallones c 
Rancagufl: Talavera, Chil 
aquel atacarlos sin dar luga 
sobre el terreno. 

Esto fué lo que ejecutó O' 
i riesgo, con un denuedo igi 
dad i faltando abiertamente 
la batalla. Colocándose al f 
de infantería, que apenas cor 
se adelantó ea dos columnas 
basta pasar una acequia, o 
terreno, en cuya operación 1 
jugando ya sobre sus colun 
rante un momento en un ci 
habiéndose rehecho detrás d 
la caballería de Zapiola me 
yor atrevimiento sobre el frí 
migo, formó dos columnas d 
se a su cabeza marchó sob 
redoblado. 

Esta carga fué la batalla ( 

El cuadro, o raas bien, la < 
miga presentaba una mass 
realidad una mole de fuego ] 
artillería i de sus fusileros, 
avanzaba, casi sin disparar 



la historia 
ñar una 6j 
que auituí 



lié) 



M 
qo 



_ J 



a un enemigo, i dii 

de S. S. S. 



Cuidados de otrt 
tos, preocupaban c 
directoi" en campaña 
suyo en la capital c 
Quintana, primo hei 
i gran señorón, comí 
tisonante parece ant 
buen caballero, afab! 
seso como era escesi 
sistema político puf 
con el sobrio i flema 
gusta del burdo poU' 
oro i prefiere bastí 
miento a la petulan 

Aquella disparida 
dencia. Había elejic 
dencia la casa bistc 
que se encuentra en 
la Compañía, oprin 
edificio mas moder 
rector, al regresar c 
vesar por delante d 



^Tl 



W5 



^ 
& 



n la sala 
ima coQÍ 
die obede 
era que 
ayas deli 
t reunión 
cercaban 

una jun 
don José 
iz i doQ ] 
xombrada 
i del vec 

O'Higgi 
atentado 
tmo un di 
ado de h 
n elocuei 
-ácter chi 
e, evitar 
ese día h 
que la ej< 



sto oeurr 
últimos 
3 sucedía 



— 578 - 

das e irrefutabl 
posteridad, píi 
haya de escribir 
sforraaciÓD, po 
ido BUS diatrivj 
1 oropel de la g 
3ez de nuestro j 
idad. 

ues, coroo el í 
le aquel truinv 
trance que lep 
América San 
cual en el n 
Liba satisfacción 
liacersc carj^o d 
B Cliilc en aquc 
i sijilosa, pue 
caudillos ya nc 
los mutuos con 



r don Bernardo 

re apreciable i 
io de juzgar de 
itro de nuestro 
do, sin riesgo d' 
presente situai 
3c mi cxistencii 



DON JOSÉ IGNACIO ZENTENO 

Ut P. CidOt. R.r.ic. Jov,„, ,. 



antes 



)• 



icz AM 
'n la Vi, 
pal O'Hi 

^ir n ust 

u¡,m.i q 
íroa esta 
hccliD ( 
cixin viil 
> couveí 



il de) de 
LÍbi> ftino 
ite de 1 
, le dec 
líente, qi 

fiíclio qi 
los e8t)i 
imiiie ea 
|»oi' lo qi 
■3 a trivi». 
& iiuestr: 
> Purtíil 

lijUCTdS, 

nidores 
las que él le escribía i otraí «osas mus, qiiD ni» pongo por s 
tan lato, con Ití qiio liü qiiíiiLvlu sinnaiiuntj coiiteut'» coa tu m 
ua niiiigo mas qiio iiod ayudy, pues noa ttacia notablo falta pa 
nuestras openHiiimes.B 

Cou fecha ¿O do enero el mismo don Mariiino hania a su fik 

la eiguiente mmiograría de los partidus p^iliticis de Oitiic, q 

mejiir no la habría liecliu Darivín: — «tU piulido iiuestro 

O'Hiffsiiis i Tiigle, i el de I..a esNuiqiiyi-ofi Prii-M i Ov.iile, 

inte. Antes mieHtru p;irtido era O'llifjgiiiy i l'ri 

i volvió estanquero rtscríúndoae.» 

también el BÍguíeiite pneaje relativo a Forloleí 



753 — 

mío imiestra de los tiempos i dé 

todiivíii la sigiiiontG relución grA- 
lu (le una de bu9 eutreviaUs con 
Lmcntc lo vf, escritiia al jeDeral 

IH'il, i en nuestrna converaacio- 
bre 1(19 medidaa que debíamos de 
ras elecciones, i qus todo recayese 
tesar de que él se me franqueaba 

la mayor reserva i cuidado de no 
palabra do noeslras operaciones, I 
o que podia que iioa fiieso provo- 
vcuciüii, porque en mí eorazóu no 
:rno, sino que los estanqueros le 

estar peleado con ellos para qiio 
jtiramos en nuestras ideas, saíjev 
licárselas al gobierno, i despiiús 
mieotiis, aunque pivUera eqiiivo- 
\T0. El me recil)ió con el mayor 
to se ]iuede decir de un verdadero 
mas; jiero apesar de esto nadn la 
an tos dias para ver aut operacio- 
adelante cm las ideas que me ha 
rovecliaré de sus luces que lo so- 
}, por lo que vea mo tiene cueritii. 
.)a maliis que nos !ia iiecbo por la 

de que nos Tjamos orientaré a 
liernn. Que se vuelva a miaotroa 
uede servir de inuclio, aunque tie- 
todo en cuanto pone mano, pero de 
m-m de todo lo que nos parezca 
rticiparé a usted cnanto scgíin lo 
í o mala comportaitiéu sobre este 
liii sijjiiiiineute quemado de ver su 
le puede disimular si fuese cierta 
i.ípediiuos me dijo: — uCuoudo us- 
le sea a las once o doce de la iio- 
'I, que le diré las horas para ver- 
,ra cuando me tenga cuenta verlo, 
fin él, guardo el secreto relijiosa- 
no i espalda; porque si algunos de 

que liabia e.ítado con 61, se inco- 
;ual tnodo loa pipiólos, i éstus se 
ted de figurarse la odiosidad que 
.it, que no qiu'eren oir sn nombre, 
:ericiii!i en las vistas que teng.iouiH 

V. \)v. o, — 05 



jue pi-eccdun, redactados anl- 
peculiar i un tanto fatigoso 
dcnteraente arranques de le- 
aún de ira; pero mas que su 
)s su sinceridad, 
ar la vuülta a su patria des-^ 
ie pruebas i de desencantos, 
mencia sino el suelo querido 

luz, por el cual había tantas 
iunfado, donde tenia una he- 
los bosques de ultra Maule, 
po de sus batallas, que ha- 
tura de sus juveniles años, 
3cho que él plantara en sus 
16 manos al pie de los Andes, 
lo de la tarde.... todo eso, en 
o de lo que se llama patria, 
isterioso de un anhelo deseo-- 
ropio a los seres i'acionales i 
ion innata de laa fibras, del 
lue respecto de los últimos 
encia» i de aquellos «patrio- 
e conserva i engrandece laa 

i el sacrificio de sus hijos. 

IV. 

iral desprendimiento no solo daba 
?rrado de Montalván a los que le 
V. DE o. — yo 



OjHiggius. 

■h Chtlii, julio 10 í/ 

ral: 

15 eri que tuve el 

vui'iado líis circuí 

moción hecha por 

[e Diputados, aceri 

juramente la raoi 

convorsaciones, no 

il cual la ha pro 

iodos, ya ha proc 

ha servido de agu 

,e haya sacudido 

ir a favor de ustec 

■á nuestro Cabezas 

cosas, suplico a i 

nto mas para vei 

presencia de usted 

'1 amigo que mand 

débil, se halla casi aislado, i lo que es pe< 

Baporte lo ha comprometido con parte c 

culo: usted lo fortificará i dará valimii 

república, sin ser despotizada, tendrá uq 

firme i respetable, durante el cual se pod 

■ganizarla i conducii'Ia al ; 



[)ei 






que ponerme al frente, i sucriticarlo todo a la paz, honor i trf 
qnilit]ad de esta patria tan cara i tan desgraciada, desde (¡ 
principió gu carrera de fatalidades en el aHo do 1823. Pero, 
j!n, el orden secnuser^'a i consolida cada día mas, sin embaí 
de los ejeoiploB fimestos dtí qao por desgracia noD Vemos rodi 
dos de tndaí las repúblicns vecinas, in&nitaniente mas desg 
ciadas que la nuestra en el dia. Repito a usted que para ello 
eido preciso pa.tar por los sacrificios mas costosos,, tal como 
de aparecer en entredicho con el mas digno i amado de mis ai 
goa, el jeneral O'Higgins, bien que en esto yo creo no hal 
(indo el menor motivo, sino qne todo este aparato lo han forn 
do i dado lugar a que se crea por algunos necios, la falta i d 
cuitad de cfplicaciouca timiatosas i rnciotjalea, de la distancí 
nuichas iiniirudencias de algunos hombrea qne por desgrai 
nuestra se tituíaroD amigos, sin serlo, aiíxn que de su intei 
jírivado i linjiia aspiraciones que marchan a lu par de su aalic 
1 dosmoralización. ¡Ah, mi ninado jeuerall si Usted hubiera es 
tío aquf, aunque luibiera sido por un poco de tiempo, apro' 
chAndoae del pasaporta qne le remití, de qnó distinto modo " 
ría las cosas que con su prudente penetracii!>n habría disculpa 
algunos actúa do su iiraigo; pero todo io ha rodeado i dispnei 
nneatra mala suerte, i hemos touido quu aparecer como na feí 
muño el mas urijiual ou poÜticaj» 



Lojia Lautarina en 
cía en seguida él el 
guidor, porque dec 
Portales; 

«....Si hai miserah 
rales se presenten a 
la patraña ridicula ( 
o'higginistas del E¡ 
para despuéa darles > 
les caso. Esos son ( 
ras aspiraciones, i p 
Lo que se llama Es 
ha pronunciado tei 
principios que no qi 
nistas sino le son 
mente de sus alevos 
mas influencia en e 
que cometiese los n: 
parecen con el solí 
aquella horrorosa fti 
asomar su espantos; 
de Jrente: im'denle 
mas hieii.T) 



En medio de tan 
lenguaje, aquel hon 
la impetuosidad fun 



quo hoi tiene el nára. 9 
doscientas varas distiuit* 
Lima por el nimbo de 
«na limitada comodidad 
hecho refaccionar lijera 
aquella visita de su hera 
iba a ser la última i «pi 
decia en carta del 9 de , 
Bcntar en tos muebles 
encontrar alguna limpie 
En consecuencia, doS 
los últimos días de junú 
neral su hermano no ] 
activamente su salud pf 
a Chile. 



Por efitOB mismos diaf 
cnto ya mui recobrado 
que no termínaria el añ< 
ficantes brisas de la pati 
to relijioso por el benef 
cida, se habia cntregadc 
prácticas místicas, al p 
dia de la iglesia, pues a 
en las iglesias de San , 
eran las mas próximas 
dcncia de esa época está 



) 



que lo opriraii 
que jamás se 
I en otra pí 
palabras que i 
chileno. — «Ll 
grado a la peí 
dad i ansiaud( 
to por el bien 
exhaló una q 
ella sus servic 



Dos dias d 
desterrado de 
en uno de loi 
Lima, i un mt 
quias con i ni 
Merced. 

La ostento 
Chile, que se \ 
jilla de plata > 
último arbitrii 
culto a aquella 
lo de la patria 

Contrajo ur 



(1) Solo coa f& 
untes de bu fallecí 



— 939 — 

le tan en voga 
— . ^^.„^„ „,™,..^... Muí al conti 
era de suyo bondadoso i tenia e 
candor de su raza. 

En las cartas que en su niñez 
dre, el altivo vírrei del Perú, cor 
piezas que de él nos han quedadi 
cubre que su mano obedecia Biei 
-raciones de una alma honrada i 
últimos años, su sensibilidad toc; 
de la ternura, i toda su vida ara( 
dad a su madre, que puede deci 
ción de ese amor, cuando le fué a 
existencia querida, comenzó a s 
su propia existencia, sobre viv 
años. 

Era, a mas, en estromo indulj 
le servian i compasivo con los pe 
des, al punto de no tener lo neces 
do dueño de una fortuna que en i 
tas o menos desinteresadas habri 
acercarse al fin de sus dias donó 
propiedad que conservaba en Ch 
capitán, cuyas recientes hazañas 
manera premiar, temeroso talvez 
ingratitud que se ha llamado el 
estendiese también a su favorecí 
siendo un soldado que ocupaba 
duacióa militar en los ejércitos d 



Brigatlier en 
Graü Míirisc 
ravedí de ru 
vajilla para 
[niéatras sui 
casi de liraof 
¿Hai otro 
ea en los fas 



Juzgado c 
O'Higgiris sil 
ranees como 
Bolívar i Sai 
3Íón del insi 
2onoeió de c 
por su gloria 

Pero contí 
intelijencia c 
[e hayan exi 
Era tardío ei 
nía a sus coi 
ríe sus cscritc 
3ra tal la dit 
los brindis it 
tres i nifis b( 

Tenia escf 
idncación ii: 



fueron va 
ron a serl 
vente i ot 



Intenta 
gins, hem 
ción, por(] 
eiso proce 
primero I 
rar con su 
dicho ya, 
hombre il 
la acusaci 
diéndolo ( 
verdadera 
su existec 

Entre tí 



revistan c 
cumbradfi 
señalado « 

PATRIOTISM 

da corona 



I siemp 



«mañaaaB del 
siooes lejislati 
putados el jen 
(la del 5 de j I 
morativo fué i 
gado como lei 
ese año. 

Disponía es 
O'Higgins ser 
bidos a SH rar 
raento mortu 
mcnterio las i 
que su retratí 
bierno, i que 
de la Cañada 
cuarto de sigl 



Pero pasar 
dos desde es; 
cioual dirijic 
barata justiei 
vivió solo co 
i talvez comí 
sus contení po 



Al fin, la 1 



- 9c 

putados levantaron, no al 
tunidad o a sus detalles, 
aprobó por unanimidad el 
i el Senado con igual deci 
dose por el benemérito f 
milo Vial, hijo de un ani 
nista, que el proyecto de 
cámara de orijen siu es 
acta, a fin de significar < 
anhelaba el Congreso de 
obra histórica i patríótici 



En consecuencia de t 
moción que previamente 
país la cesión del valióse 
que el hijo único del ca| 
- trio O'Higgins i Puga ha 
ma con mármol de Can 
üinaldi, empeñó su entoi 
que se nombrara el repi 
que, conforme a la leí, ( 
triación de los restos del 
nido, nombrándose el 9 ( 
honorífico puesto al dipu 
ta Maria por 28 votos, 
dias mas tarde con el n 
ffuido miembro don Bafi 



^ 



«riionoraDle uamara: 

»Lo8 diputados que suscriben tienen 
de proponer ii la honorable Cámara el 
proyecto de lei, que creen innecesario fu 
que lo suponen sancionado de antemai 
cODciencia i el corazón de todos los chil 



ÍARTÍCÜI 

DÁutorízaseal Presidei 
invertir hasta la cantidac 
objeto de trasladar a Chl 
jeneral don Bernardo O', 

5 Santiago, agosto 3 de 
buru, diputado por Pnch 
Mackenna, diputado por 

1:3 

Aprobada por uuanirr 
i el 5 de agosto en el & 
de ese mes, votándose la 
cumplimiento a la lei pe 

Nombró el gobierno p 
sión de honor, i por renii 
los representantes desiíi 
aquella compuesta de la 

Presidíala el ilustre aln 
co Encalada, que así, a 
ochenta años, queria ir i 
de su amor a su antiguo 
representante del arma ( 
nel don Erasmo Jofré, a 
colta directorial; a uom 
los coroneles Sih'a Cha\ 



— í)56 — 



XII. 

Verificóse la exhumación de las cenizas del hé- 
roe, estrayéndolas con las formalidades acostum- 
brada del humilde nicho de ladrillo que las había 
guardado durante veinte i dos años, el 28 de di- 
ciembre, i en ese acto tierno a la vez que melan- 
cólico el ministro Barrenechea interpretó con la 
mayor elevación de espíritu i de lenguaje el jene- 
roso sentimiento de su país que se despojaba de 
una reliquia que para él era una gloria casi do- 
méstica. — «Mas feliz que Temístocles, dijo el ora- 
dor oficial del desterrado de Montalván, el gran 
mariscal del Perú don Bernardo O'Higgins ha 
muerto en el seno de los amigos de su patrian. I 
en seguida agregó estos elocuentísimos conceptos 
dirijidos a los chilenos que le escuchaban conmovi- 
dos. «Vuestro capitán jeneral nos pertenecía: pero 
él era, ante todo, vuestro. Por eso os lo devolve- 
mos. Sin embargo, esas cenizas os dirán que están 
naturalizadas en el Perú. Ellas son el glorioso re- 
cuerdo de una gloriosísima unión. ¡Singular des- 
tino el del capitán jeneral, gran mariscal O'Hig- 
gins! En el poder, en la proscrición i en la tumba 
sirviendo a la misma causa, a la gran causa de la 
unión americana! Hoi que los héroes descansan 
en vuestro cementerio lo olvidan todo para no 
recordar sino los méritos del capitán jeneral i que, 




por sí solo el trascuru 
hombre, cupo a un sobri 
Freiré, i jeueral como i 
supremo adiós a los raai 
viaie tardío de regreso e 



í 
d( 

ite 






túvose 
ir las I 
delP 
:alcle c 



lan ca 
rde e' 
I lujos 
ncargi 
ra el i 
i proc 
rao e 
.0 de I 
cto de 
I, el p 
Antot 
es pat 
ayunt; 
limpie 
il com 
liado í 
L en q 
graa ] 
Berna 



itinció la 
ijiosa el joi 
), i en el c 
aciones ci' 
,bra el dip 
or la Cáni 
lado su pn 
leí Gobieri 
SCO Echan 
lales de Jnf 

de la Uní 
;I ejército 
I quien al 1 
lozos i las 
e que allí s 
lue había t 
ipojoB. «I y 
por termin 
diré sagrai 
[el amigo! 
er mi cora: 
18 profund 
sisle en ra 

i me coló 
a mi patria 
escado! 
[taba por t 
eiosos rest( 
tusiasta te 



tlijios que el talont 
en el espiício de un r 
los ciiíiles 4,798 figui 
vio autor de la moc 
erección de su tumbíi 
erogacionefi de todo 
pesos. 



Con esta baso, la c 
rante Blanco encargí 
tua al ájente consii 
Francisco Fernánde: 
llamase a concurso a 
pa, dándole por base 
francos i por único p 
íicaciones del arte, el 
líneas: 

«El momento hist 
el jcneral O'Iiiggin 
llaucagua en 1814 j 
ñolas, so abrió piso, 
de los pocos héroes i 
cería de 3G horas». 



Partió el pliego qi 



el pueblo de Santiago 1 
go la mas grande ovac 
toria. 

bLh inauguración del 
ineral don Bernardo O 



toDÍo Dehesa, que dominado por la eme 
loa años, solo pudo balbucear unas caá 
bras de tierna veneración, i el jefe civil 
dad. 



XXV. 

I como el discurso del últi 
pendióse, pronunciado al fía 
reparadora, incorpora suficiei 
perseverancia i el éxito de es 
que el amor a la gloria i a I 
solicitando durante los veint 
se cumplen (1860-82), será" 
la última pajina de tan proli 
misma que le cupo en la Cor 
así: (1) 



(1) La Corona clel Héroe fué un hei 
Itlroinas encargadas aspresaraente a I 
1868 el miuÍBtro de la guerra don 
cual el iuteiidento do Santiago en 1S7, 
dado por nna comisión de jóvenes tan 
tas. Es utt libro de 650 pajinas que C( 
docnmentoa i aún facsimilea de aut<5gn 
Es una obra que, por lo mismo, oomp 
tos la presente, especialmente por su ( 
temporánea. El índice desús materia; 
ocupan, está diatribuido de la siguient 
jor sn contenido: 

El apoteosis del jeneral O'Higgins.... 
Antecedentes de la traslación de Iní 

Chile 

La rej)atriacióu 

Corona poética 

Rasgos biográfict.8 

Documentos históricos 

Biografía del jeneral O'Higgins 

La estatua del héroe .• 

La inauguración 



hiúoa qne golpeaa a ana ' 
scaJera, de pasadizo ea p 
alones de la ofícÍDa de es 
EncOQtmmos allí a sa j 
francisco Solano Aatabur 
osa prol^idad acostumbr 
aderezar el contenido m 
aales de la China que ya 
!S teniao en la tapa, oou 
O'HlGGIKS». 

...Una larga hora pasa 
idíatica haciendo la estad 

dar cuenta de los pr¡nci| 
[guien, que por cierto no 
liina o ea Uontatvin, a 
ae Be ha llamado por I 

Comenzaremos por la a 



2letríUo del virrei O'U 
meciente al padro del jen 
[ menaje de aa postrer n 
poca del virrei sino mui ji 
1 Lima en marao de 1801 
amaba au hijo, por su or 
Chile tres sQos mas taT< 
uiente, no tuvo ocasión d 
) dejó a su muerte í de q 
nadies del rñ de Bspafii 
ombre murió embargado. 
:no ana copia moderna dt 
Ho en que don Ambrosio 
siete en nuestro poder i ( 



— 976 ■ 

retrato es mucho ma» semejante qn 
Mado, porque no discrepa del que e: 
de Lima i de! cu») Ii^ú una copla ñ* 

IX. 

El retrato de San Martín es una 
rica, no por bq ejecución, ^iia es del 
representa en el np'ijc) de su cíirreí 
pendencia del Pera el 28 de julio d( 
cnmplida na misiVj, S.in Martfn, co 
cénit, corre ripiJamente a su ocasc 
bre de las grandes obras íacomplel 
lleciniientos, de tos incomprensiblea 

Esta tela, como I03 dos retratos d 
Taleu i>or todos loa mamotretos, i]UE 
magullada, se estrajo de la antig 
MoutalT&n. 



Habría sido también nna tela d 
pintaras el cuadro colosal de la d 
\ñati Kíonrciijin, i qae compró doi 
tres o cuatro mil pesos, cu\nd) m 
quemazón de sus obras maeitraa i d 
la misma pira. 

N^ puede colocarse ea estricta 
O'Higgins en el núrnero da los Alt 
posición mui nobles fiaonomiü» i art 
cionan al autor del cnadro de la calJ 

Todas las figuras son de tamañc 
destacándose en el centro eu la actíti 
pecho, tiene mucha majestad. Desg 
ras de la derecha han desaparecido 
lias (lise&ada la del director. Las á<¡ 



leí rodo trujillADO q 
lel Archivo de India: 
itro la efijie del pobr 
¡ubrió a Chile. 



I otro tanto podrfai 
os relojes de sóbreme í 
>or(jne ann siendo éf. 
ante, apenas alcanza 
o a ser de don Berna 
de don Ambrosio ce 
Ir carabina de Ambro 
ombre 



Esceptoando, por c( 
irrei i de don Bernar 
i, el de Bolívar i San 
;posiciÓD, del que do 
do lo demáa, en mat 
\ en tan mal estac 
sto de ponerles man 
ores a la existencia 
tiente, no son sqs reí 
3 libros truncos que ' 
iótica conquista i de< 
i papeles relativos a 
le apenas, a nuestro 

trajín grande lo hic: 
ado diez i nueve cajc 
e empleamos ud lar^ 
Irillos i los ojos infla 
el actual iatel^ente 



Tal 68 el plano de li 
el Aníco monumeotc 
da; i BU posesión pet 
Chile. Por esto nioti 
ted, jauto con los pl 
co, con ma.8 dos o íri 
pletan el juego de ci 
^Admita usted, m 
coDBÍderaciÓD qae I 



sLima, enero 24 
sEsceleatiijitiio sefu 



xScüor don Bernurd 
»Mi jeneral: 

dEI otro día me 
personales ea la hac 
ratífíco mis ofrcciii 
Ros sel i de no estar 
creo sea obstilculo e 
tampoco son de una 
nieute a la intulijon 
clio mcitos CITO abati 
fenecido; al mnfrai-i 
para lio prosfitiiir % 
para fi'jir con hoiin 
ted desde la silla sv 



i O'HIGGINS 



NDICE 



TE EDICIÓN,.... PAJ. 5 

¡)B 1861 PAJ. 7 

lOQms I A LA MEMORIA HE DON J. 

TRCILLA PAJ. 17 

IPITULO I. 

S'Higgina, — Noticins infditnR del Tiriei su 

le i SteBQ. — Abnelos mntemoB del jeiicrsl 

sobre su nacimiento. — Kr condutido & una 

n ChiltiÍQ eus primeras letras. — Frai Fran- 

nviado a Lima, — bus cpudiscípulos — Su 

lis de la Cruz, — Pennióii de Richmond. — 

— (JlientM de ¿sto». — I!l «primer amor. s — 

ta. — Dificultades flnanciciaí.^IíisgiiHto i 

8 apodtrados. — l^e lefujia en casa del cipellñu do l.t 

:fl.— Su nngiiRtinda sitiiücii'íti. — Quejas que dirijo ni 

üciiLe por la p.imera vez a bu padre. — IteKer va 

aei Tirreí Piij. 23 

CAPITULO II. 

Educaciún literaria do don Tlcruirdü 0'HÍ!;gins.— Su prodilecuión poi-la 
música — Su cícuela política. — 1^1 jeneral .\|iiaHda. — Vida do esfe jeiiio 
anieiicBíio, eus viajes, su» pl:ttit.M levolucionarioaEoiii'o ia Auii'rica del 
riur.— Ensefia materna ticas a U'HiHgiuB en Londres. ~Ia descubro bus 
proyectos, — Emociitu de O'HigjjinB al sabevlo, descrita pov ¿1 mismo. — 



lO er 


itn secuDdados en 


jfla.-ISstallalft rovc- 
— Carta de O'Higgins 
. de 811 carrera rerolu- 


1 a 


mor que O'Hig- 
Pái IJl 



.. — Sb aumenta con la 
junta do Sautiago. — 
lujo.— Se hac« la con- 
jDcia de exijirlo mí 
ire aquella medida. — 
>napii'ac¡6a realista do ' 
Hackeana sobro aque- 
aejoR de Mackocna.— 
[6a B. los B en t ¡míe utos 
9 la tovoluc¡6n de I." 
a Santiago. — Prof un- 
irtido pelaixm o carto- 
plica ol número da di- 
de uno i otro partido, 
ii-ia i deaúrdcues que 
U revolución- — Roiaa 
íes del p'.-esidente del 
— Se enferma repen- 
eao. — Gravedad de la 
rrera. — Bl partido re- 
lio a aquél el caudillo 
} en seHÍ6n pública.— 
DS ea que O'HíggiuB 
lotioias del canónigo 
i^uí e^ elejido miem- 
ímbarazosa situaciúti. 
I. — Su couducta apro- 
na la discordia de Iob 
Páj 167 



Apaiiíce la discordia entre los patriotas de la capital, a 

la revolución del líí de noviembre. — Prisión del coronel Mackenna i 
otros ciudadanos. — Dictadura de Carrera. — Roías en Concepción. — Nie- 
ga esta provincia su obediencia al gobieruo de la capital. — Llega la in- 
timación n Santiago i Canera visita a O'Higgins pava obtener su me- 
diación — Situación embarazosa de este liltimo. — Renuncia su puesto en 
la junta. — Acepta el servir de mediador en la contienda de las dos pro- 
yiucias i parte para Concepción con plenos poderes. — Cartas amistosas 
que en esta ocasión le din jo Manuel Rodríguez. — Curiosa nota diplo- 
mática sobre las diferencias de Santiago i Concepción.— O'Hi^ns da 
cuenta de su llegada i de la favorable diíiposicióa de esta provincia. — 
Envia los preliminares de un arreglo. — Ajusta úst« con el delegado de 
Concepción i lo remito a Santiago pava au ratificación.— lia junta de 



iTÍctiíV emineiitemento torenso como In, carta de lfi;t.H, 
ministio Uodiíguoz la cuiuioiida i la cirrijo esciauJnkisii 
propia oonfcíiiin, despni-s de extar Kanciouiidn. — Inmení 
i'uden al diíactor. — 1^1 ui>ia]jc) lloiliígiiez es iiiataliidu c 
Inititacionej do nnblezii crondus p.ii' el gohieruo directi) 
ble pituiicióii de! país. — líescontento pi'oCutulii eu fcxlas 
ma.iacal de Ciiinp'i iK>ii lliiiuim Fruiré apaieoe oiimo ulí 
— Juicio subi'e estu ilustie cbileuo on «sa época. — üi 
ago. — Celos del ministro RiHlríguei Aldea. — Gu 
, contra Freiie. — l'iiiueía quBJ» de éste.— Gacta i 



CAPITULO XVU. 

r.ilso la corbeta de S. M. B. Fly i el jenernl O'Higgins re- 
res en ella al Callao.— Notable cortesía inglesa. — Adiosea 
O'Higgiasal pueblo chileDO.—Jeueroao permiso que el di- 
e otorgij a la impresiún de eüta proclama. — O'Higgins llega 
lia al Callao el 28 de julio de 1 8;i3 i solicita peimiso para 
ra por medio del ministro de Cbile, Campino. — ¿Su viaje a 
Bolo un deseo?— Carta posterior do O'Higgins a Gamarra 
acticuiar,--' Espantoso estado de anarquía del Perú a la Hc- 
leral O'Higgins. — Dürrotai sucesivas de Alvarado i Santa 
indnlosas riilaa de Riva-Agüero i Torre-Tagle por el poder a 
ene migo .^-Desciende Canterac de la sierra i ocupa a Lima 
mea, retiráudose una semana antea de la llegada de O'Hig- 

se reparten el poder los traidores RÍTa-Agüero i Torre- 
¡Héntaae en la escena el jeneral Bolívar. — Su prevención 
:hilenoB del partido de O'Higgins. — Brinda a éste calorona 
m manifestaciones por él on uu Danquete. — Respeto con que 
O'Higgins por los peruanos i por su deudo i condiscípulo To- 
-Bolivar emprende contra Riva-Agüero i so dirije a Tnijillo. 

1 O'Higgins, jnzgAndose inseguro en Lima, lo sigue a aquella 
SD familia. — Antes de embarcarse adquiere In certidumbre 
ración prúxima del Callao i lo comunica con los mas minu- 
tes al traidor Torre-Tagle que se desentiende,— Notable i 
arta incdita de O'Higgins sobre el^ particular .—Honroso pa- 
: le da Torre-Tagle. — Se subleva la fortaleza del Callao i 
1 desconocidos de este acontecimiento. — O'Higginfl llega a 

i reconcilia al almirante Ouisse con el prefecto da La Li' 
arta de agradecimiento de Bolívar. — El jeneral O'Higgins ao 
remonte en TrujiUo. — Sus finanzas al salir de Chile, — Sus 
i, sus rentas i su pobroii. — Kl jeneral chileno llega a Tru ji- 
po oportuno paia salvar la vida do uno de sus mas implaca- 
gos. — El coronel carrerino don Ramón Novoa. — Interesante 
encía sobre el particular PAj. 601 

CAPITULO XVIII. 

Bi^ns Bolicíta un puesto cualquiera en el ejército de Bolí- 
lacer la campaila de A vacuch o. —Notables cartas del coronel 
listro de la guena i secretario do Bolívar, i lespuesta del je- 
ggins. — Bolívar prometo a O'Higgins nn puesto de importan- 
ma a su lado desde Huaraz el 11 do jamo de 1834. — Vacila- 
elusivismo de Bolívar i causas políticas, con relación a Chile, 
eron desentender&e de bus promesas, — Organizo el ejí'rcito i 
BU marcha a la sierra sin seilalar al jeneral chileno una pnsi- 
BÍnada, — Le sigue el último, sin embargo, i se le reúne en 
Montcagudo el !8 do agosto, despui's de Juuin, — El jeneral 
O'lliggins come con el LiborLidor en la víspera del dii de su natalicio i 
le acompaña hasta Huamanga. — El jeneral preside en esta ciudad un 
consejo do guerra subalterno. — Su entusiasmo por la campana. — Avan- 
za hasta A ndahuailes con Bolívar, i desde esta ciudad regresa a Lima 
a donde llega junto el Libertador el O do diciembie, tres diaa antes de 
la batalla de Ajacucho. — Entusiasmo qns produce la noticia de esta 
victoria i notable episodio en un banquete de palacio. — El bastún de 
Y. DB 0.~B 



ti'OTÍsta <tc1 < 
rector Fieii-í 

uóiiigo Navii 
del doctor Z 
vente. — Res; 
par Marín al 

líamatlü de « 
bie BU intuü, 
fiartu on que 
diada. — La c 
—El padre J 
don Marianc 
del 21 de jun 
de Fernando 
NotabilÍRÍma 

ol jei 



Ijew 



CAPITULO XXI 

Apromioatea cartas que los dasterraijos de Cbile dirijen a < 
O'Higgins a Montalviin desde Lima, i rosistoDoia del jene 
Ardiente carta de Fontecíllaí siípliciLs del doctor Rodríguez 
mo comienza a fraguarse nan espedición chilena sobre Chi 

Kr Bolívar. — Pretende el Libertador que eso arcbipiélago 
rú, i se propone llevaí' los armas colombianoa hasta osa 1; 
dea a ü'Híggins sobre el particular a mediados de IS'25. — Ca 
su miuistro Uniiuue sobro el particular i respuesta de O'I 
cribe éste una estensa carta a Bolívar cu agosto de 1825, i 
riciudores que el último le envia desde Tinta, cerca del Cuz< 
cíón de todos cstus gravea documentos inéditos. — Los chile 
rau do Chiloú, adolautiíndoso a los plauBs dül Libertador, i 
buruador luilitar du la isla el coronel don Josú Santiago Ati 
vía ésto una carta completamente iuoceuto al jeneral OH 
hermgmo don Pedro Aldunate, i los desteL'rados do Lima 
ella para fraguar una revolución en el Archipiúlago — So e 
Callao don Pedro Alduuate para Ancud coa el pietesto de 
un cargamento de alerce, i aviesa cartaque el jeaeral O'Hí 
al coronel Aldunate. — RcYolnciún de Ancud el il de mayí 
inmediata reacción. — Culpable conducta del jeiuical O'Hi 
ocasión, i cómo se comprueba la participación que Bolívar t 
empresas. — Gravísimas cartas de O'Higgius i del doctor Za 
fcrencia de éste oun Bolívar en la Mi^'dalc na. —Consejos 
ostratajcma de Rodríguez Aldea. — Proclama del joucral 
Kl jeneral O'Higgios, como en castigo, a el primoro en ¡¡ 
ción de Oliiloé i penosa carta en que li comunica a sus am 
neral O'Higgins es dado de baja por Freiré i puesto fuera 
Blanco Encalada 



CAPITULO XXII 

Cii.il fuó o! verdadero temple dol c.ir.lcter de don Boruardo 
Su docilidad Hub.'tlterna á espíritus ajenos desde San Martin 
Aldea. — Arrepentido de la intentona sobre Chiloi.% el j( 
giiis abandona en lo absoluto toda idea de reoiípsrar el po< 
— Su cvrU da foliciUción al vico -preside uto Eizaguiri-e 
oiioial contra un c;>;iato do sedición militar oa Valdivia.— A 
dirijo a los cUílonos, a ejemplo ile WaBliiri;;ton. por loa diai 
ol 7 do setiembre de 1827. corroborando su abdicaciúu do ei 
— Se retira a Slontalváu dosengaüada du la rovohicii'iti aint 
talla la gueri'a civil al mismo tiempo cu el Perú, en Coíomb 
— Revolución de Campino en Í8i7, do UiTÍola en 1628 i 
829.— Cómo fué nombrado éste jefe del oji'rcito del aui 
( mbre do lÜ-'S, ilia de /o.i ¡uuceiites. — El jeuaral Zentciio 
1 _ aiorraa del Perú, i su alto carie te r.--Xotíi ble caita qu 



tuoción I 

vamentt 
la auibii 



fNDICB XIII 

cUm aulor de la constitación Ae 1828 en Chile i ea Lima se bnoe o'hig- 
giaiata, después de haber sido carreriito, — Se gana el dniíno del es- 
director esplotando sn odio a Portiles, i se propane reconciliarlo con el 
ieneral Freiré cuando éste, a su turno, llega desterrado a Lima. — El 
jeneral O'Higgios con an magnanimidad acostumbrada acepta la reoon- 
ciliacion, no así Freiré.— Conseja de un fraile agustino.— Misión a Mon- 
talvílit del coronel Seyea i del oomandante Arteaga, i «añosas cartas 
que sobre el particnlsr ae cambiaron,— 'Insigne mala fe de Uora i como 
se prueba con una inicua carta de ^st« el tejido de sus intrigas. Fáj, 797 

CAPITULO XXVI 

Profundamente desengañado de los chilenos i de sos propios parti 
el jfoeral O'Híggins se encierra en Moiitalván, pasando aolo corto 
poradas en Lima. — Respeto con que le rodean los peruanos. ~üi 
ta de! ministro Pando.— Manifestaciones de Gamarri, i carta qa< 
cribe desde Puno a fínea do 1H30.— Episodio diplomiítico contado 
doctor ZaiSartu. — Maíla con que desde IS29 el jenoial Santa C 
prepara para dominar el Porii.— Carta ano escribe desda Areq 
O'Higgins a su regresa de Chile en aquel aüo. — Santa Cruz, pr< 
del Perú, ae propone encontrar en el jener.i! O'Hi^ins nn pr< 
personal respecto de Chile. — Sus astutas lisonjas, i cómo Mora 1 
da a seducir el blando carfícte? de O'Higgina. —Condena 6ste la 
que declara Portales i presiente bu ñn i el des^istre de Paucarpa 

CAPITULO XXVII 

Eljeueral Santa Cruz confia mas para obtener la paz en la mee 
personal del jeneral O'Higgins que en los tratados de Paucarp 
Notable caria que con este motÍTu escribe el primero al últim 
jinerol Bulnea en Lima i entusiasmo patrio que se apodera de < 
gius a la vista de nuestro joven ejárcito. — Su ternura en los cuar 
brindisdelosoflcialescon su sangre on un banquete de setiembre d< 
—Su asistente de Bancagua, Soto, se escapa con el ejército, pelea 
camente i saca tres heridas en Yungai.— Característica carta d 
bravo al jeneral O'Hi^na. — Continúa éste haciendo esfuerzos 
paz i cartas c^ue cambia con e) jeneral Bulnes después do la ea] 
Lima, a influjos de Santa Cruz, — El jeneral O'Hí^Jns persevt 
condenar la guerra hasta la vispera de su muerte, denorainándolp 
rra portal! na»; pero no puede refrenar su entusiasmo al recibir I 
cía de )a victoria de Yungai. —Cartas inéditas do los jiflicrales B 
Crui en que le comunican esta victoria.— Felicitación del j 
O'Higgins al presidente Prieto.— Esterilidad de la guerra i como 
elevación de Gamarru el gobierno chileno adquiere un enemig 
qna Santa Cruz, — Notable carta del jenernl Cruz a O'Higgios 
Huancayo sobre el particular, —Carta de Rira-Agrioro a O'Higg 
bi-o el mismo tema i como el liltimo comienza a e,?per¡montar la ii 
cia de loe^vencedorea.— Despojos i contribuciones. PSj.., .,. 

CAPITULO xxvrií 

] íida pública del jenerfil O'Higgins comienza i acaba on una bat 



r 



AVIS 

HISTORIA JENERAL DE CHILE C18I0 A 1St3> 

POR LOS SBfíORES 

Lastaiiia, Tecomal, Benavente, Miguel Luia i Gregodo Víctor A inanií- 
tegui, Sanfuentcs, García Reyes, Santa María, Barroa Arana, Com 
Toro i Errásuriz. 

U SEA INDEPt^NUENCIA I OKGANIZACIOH DE Lá RKPÓBUCA. 



IIISTOEIA DE LAS CAMPANAS 
DE TARAPACÁ, TAOIÍA, ARICA I LIMA 

POR B. VICURA MACKENNA. 

KELACIONES HISTÓRICAS 

colección de artículos 1 tradiciones sobre asuntos 
nacionales 

POR B. VICUÑA MACKENNA. 

EL 20 DE ABRIL DE i8Si 

UNA BATALLA EN LAS CALLES OE SANTIAGO 

Por B. Vicuña Maokenna. 
LAS DOS ESMERALDAS 

RELACIÓN DE LA CAPTURA OEL PRIMKR BUC — "' -HtBBl, 

I NARRACIÓN DETALLADA DEL MEMOR c CUMBjn* bl 

iqUl^HE EN 21 DE MAYO. DE 1879 

Por B. Vicuña Mackenna 

VÍDA DEL CAPITÁN JENERAL 
DON BERNARDO O'HIGGINS 

(SU DICTADURA.— su OSTRACISMO.) 

i'OR 

MIGUEL LUIS AMUNATECUI I B. VICüHA MAuKENNA. 

Dinjirfie a Rafael Jover, Suiítiagn, o a bus njeiitea en proviacios. 



Ni 



• 



\iit 



/ 







«•• 



t» 




/ 



jUL - 6 1916 



j 



1 

■ I 

i